¿Te has iniciado recientemente en el cuidado de bonsáis? ¿Sabes si estás haciendo las cosas bien? Seguro que, si eres un amante de este tipo de plantas, estás poniendo todo tu esmero para darle los cuidados que necesita de la manera adecuada. Nos alegramos de que sea así, ya que los bonsáis son realmente agradecidos y seguro que notan que te estás esforzando para que se desarrollen llenos de salud. De todas maneras, tanto para ti, como para aquellos que deseen comenzar en el cuidado de esta planta, queremos adentrarnos en los fallos a evitar en el cuidado de bonsáis. Son plantas delicadas y hay que tener en cuenta muchas cosas para que todo vaya a la perfección. Por eso, saber algunos errores que se suelen cometer puede venirte muy bien para no caer en ellos. Quédate con ellos y evita problemas. 

Te contamos los fallos a evitar en el cuidado de bonsáis

El primero de los fallos a evitar en el cuidado de bonsáis es el hecho de iniciarse en este desempeño sin haber adquirido previamente toda la información necesaria para saber cómo actuar. ¿A qué nos referimos? A cuidar cada detalle. Por ejemplo, algo que no puede quedar nunca en el olvido es conocer a la perfección si se cuenta con un bonsái de exterior o interior. Esto es realmente importante, ya que sus cuidados pueden variar de manera sustancial. Por otro lado, deberás conocer la cantidad de luz que necesita, así como de agua. Sea como sea, lo que sí podemos asegurarte desde Zoka es que los mejores abonos para la evolución perfecta de esta planta los tenemos nosotros. Si quieres un bonsái en plenitud de condiciones, somos lo que necesitas. Por cierto, no abones en grandes cantidades, ya que es mejor hacerlo poco a poco.  

Otro de los fallos a evitar en el cuidado de bonsáis es regar cuando no toca. Para que sepas cuándo debes hacerlo, fíjate en que el inicio de la tierra esté seco. Ahí, por norma general, es el momento de regar. De todas maneras, todo dependerá del tipo de bonsái que se tenga o de dónde esté plantado. Lo que sí debes evitar a toda costa es regar en exceso. Encharcarlo es algo que le sienta realmente mal. 

Por otro lado, hay que acertar con la ubicación. Lo que tienes que saber seguro es que, si tu bonsái es de interior, debe estar dentro de casa. Eso no quiere decir que no pueda darle el sol, ni mucho menos. De hecho, lo idóneo es situarlo en una ventana por la que entre bastante luz, ya que la necesita. Dentro de los bonsáis de exterior, preocúpate de conocer su origen. Será la manera en la que sabrás si tiene que darle el sol de manera constante o también necesita algo de sombra. Un mal emplazamiento puede terminar con esta planta tan especial. 

Cuida bien tu bonsái. ¡Nosotros te ayudamos a hacerlo!