Tu bonsái se merece que le des los mejores cuidados para poder desarrollarse pleno de salud. ¿Lo estás haciendo? Cada detalle cuenta a la hora de lograr que este árbol te acompañe mucho tiempo en perfectas condiciones. Desde Zoka lo sabemos y por eso podemos recomendarte nuestros productos. Tenemos abonos que cuentan con la composición más cuidada para un crecimiento óptimo de tu bonsái. ¿Conoces Zokamin Flow? Ahora es el momento de que sepas algo más sobre este producto, el cuál es ideal para zonas cálidas, ayudando mucho con el Nitrógeno en el momento en el que tu planta comienza a salir del reposo invernal o en la época de defoliado. La brotación, por norma general, comienza en primavera y queremos ayudarte a que se produzca de la manera adecuada. 

Para estimular una segunda brotación, se recomienda aplicar Zokamin Flow mediante pulverización foliar 7 a 10 días antes de la defoliación prevista, con una o dos aplicaciones a una concentración del 1% (10 mL/L). Para favorecer la salida del letargo invernal y promover una brotación uniforme, se sugiere aplicar Zokamin Flow por pulverización foliar al comienzo de la brotación, cuando las yemas estén en fase de botón verde o botón blanco o rosa, a una concentración del 1 – 2 % (10 – 20 mL/L).

¡Elige Zokamin Flow para tu bonsái! 

Zokamin Flow, con el Nitrógeno como base, es un estimulante para la vegetación. Lo que hace es favorecer la aparición de brotes y ramificación. Es un salto de calidad con respecto a la fertilización más habitual. Con este producto, la absorción del Nitrógeno será mejorada y eso hace que se desarrolle una brotación uniforme. Como ves, los beneficios de este recurso que ponemos a tu alcance son varios, así que dale a tu bonsái lo que mejor le va a sentar. 

Ahora que ya conoces más sobre uno de nuestros productos, vamos a profundizar en algunos factores que influyen en la brotación de estos árboles: 

  1. Estación del año: Tienes que pensar que la época normal para la brotación es la primavera. El bonsái se encuentra con temperaturas más adecuadas tras las sufridas en invierno y, además, también agradece que los días duren más. Digamos que, todo esto en su conjunto, es la combinación perfecta para que empiece a brotar. Hay determinadas zonas en las que, por sus condiciones meteorológicas, la brotación puede adelantarse o retrasarse. 
  2. Poda: La poda es un proceso habitual en los bonsáis, pero también se puede llevar a cabo de manera estratégica para mantener el bonsái con la forma perfecta. La poda puede realizarse de forma directa sobre los brotes o también en las ramas. Acuérdate de valorar la ubicación de tu bonsái y la tipología del mismo para proceder del modo adecuado a la hora de afrontar una poda. 
  3. Selecciona las yemas correctas: De las yemas salen los brotes. Pues bien, hay algunas de ellas que pueden ser más débiles. Esas son las que puedes eliminar para tratar de favorecer el crecimiento de aquellas más fuertes. Hablando de quitar lo que sobra, recuerda que tienes que terminar también con las malas hierbas y la suciedad que pueda tener tu árbol. Todo ayuda.

¿Quieres disfrutar de Zokamin Flow? Ya puedes comprar el mejor abono para bonsái