¿Quieres cuidar tus bonsáis de la mejor manera? Para eso tienes que tratarlos con los productos adecuados y en eso te podemos ayudar. Desde Zoka ponemos a tu alcance los abonos más completos y con la composición adecuada para poder tener la certeza de que tu planta favorita va a gozar de la máxima salud y del crecimiento que siempre has soñado. Los tenemos para diferentes épocas del año y para el desarrollo ideal de las distintas partes del bonsái. Seguro que en muchas ocasiones has oído hablar de abonos y fertilizantes. ¿Sabes lo que son cada uno? Está bien que conozcas algo más, ya que tú eres el encargado de hacer todo lo que está en tu mano para que el bonsái te acompañe el máximo tiempo posible. Por eso, queremos entrar de lleno en las diferencias entre abonar y fertilizar. ¿Las conoces? Vamos a intentar explicarlas de una manera sencilla, con el objetivo de que tu planta se convierta en algo especial durante mucho tiempo.

Aquí tienes las diferencias entre abonar y fertilizar

Si entramos de lleno en las diferencias entre abonar y fertilizar, lo que tenemos que hacer es explicar la diferenciación entre abono y fertilizante. Es probable que no sepas cuál puede venirle mejor a tu bonsái, pero nosotros lo tenemos muy claro. Lo primero que queremos darte a conocer es que tanto el abono como el fertilizante tienen un objetivo común, que es aportar a la planta los nutrientes que le faltan para poder desarrollarse de una forma óptima, en la que prime gozar de una muy buena salud. Pues bien, ya podemos decirte que lo que debes usar para el cuidado de tu bonsái son los abonos. No es casualidad que los pongamos a tu alcance con diferentes propiedades. Los abonos son el recurso que estás buscando para un bonsái sobresaliente.

Las principales diferencias entre abonar y fertilizar tienen que ver con la composición de los abonos y los fertilizantes. Como resumen, podemos decir que los abonos son mucho más sanos y efectivos, ya que contienen sustancias orgánicas y naturales, las cuales son perfectas para el desarrollo de la planta. Se hará de una forma en la que sabrás que no sufrirán ningún daño. Además, los abonos, como te puedes imaginar, son totalmente respetuosos con el medio ambiente. Por otro lado, los fertilizantes contienen sustancias artificiales. Eso quiere decir que están alteradas y que quizás no sean lo mejor para tu bonsái. Dicho esto, tampoco son especialmente respetuosos con la naturaleza y ya sabes la importancia que tiene cuidar lo que nos rodea.

¡Disfruta de tu bonsái!